Logo Reddes
07 May 2014

La actual situación económica ha tenido en el mundo empresarial, un cambio sustancial en lo que se refiere a la relación establecida entre el trabajador y la empresa.

1. De relación laboral a puramente mercantil: el empleado como producto
Una de los principales impactos de la crisis es que tanto a empresas como empleados les es difícil crear vínculos emocionales con las empresas más allá de una relación estrictamente laboral.

Es importante que tanto empresas como trabajadores se adapten cuanto antes a esta nueva situación para normalizar la relación y ser lo más efectivos en la consecución de objetivos.

2. Realidad y consecución de objetivos

La compañía debe ser sincera con los trabajadores en cuanto a la realidad existente, no creando más expectativas que las necesarias.

Esto requiere una excelente gestión de los objetivos por parte de los directivos, premiando no solamente los objetivos individuales, sino también los de grupo.

3. Competencias y habilidades para la competitividad
Por parte del empleado, debe encontrar y potenciar aquellas competencias y habilidades que le hacen más competitivo.

4. Comunicación
Del mismo modo, tendrá que conocer las técnicas para comunicar adecuadamente sus habilidades.

5. Mejora continua
La excelencia en el puesto de trabajo es crítica por lo que los empleados deben utilizar técnicas de mejora continua.

Fuente

Sobre el autor

Hacer un comentario

*

captcha *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.