Logo Reddes

Evolución ante una situación de cambio

 

A continuación, representamos la curva del cambio, que explicita la evolución de las diferentes etapas por las que transita una persona ante una situación de cambio.

 

Como se puede ver, el miedo o temor, no es más que una de ellas habiendo quienes se quedan “estancados” en cualquiera de ellas antes de culminar en la etapa definitiva de “compromiso”.

 

Será fundamental que nos preguntemos en cada situación de cambio, “en qué nivel predominante nos encontramos”.

 

La autogestión y gestión de cada uno de los niveles es absolutamente particular, es decir, cómo vive los cambios y cuánto tiempo pasa en cada etapa dependerá de cada persona.

 

Veamos cuáles son los comportamientos más habituales de cada etapa:

 

Rechazo

  • Se cree que nada cambia.
  • Se desea que todo permanezca igual.
  • Asumimos ciertos ciclos, que vuelven a empezar por el mismo sitio que la vez anterior.
  • Intentamos aplicar las ideas de siempre a un cambio radical o realmente nuevo/diferente.

 

Negación

  • Negamos, ignoramos o asumimos pasivamente el cambio.
  • Lo sufrimos como una calamidad.
  • No buscamos destrezas / conductas alternativas que nos permitan gestionar la nueva situación.

 

Melancolía

  • Adquirimos algo de conciencia sobre los cambios en curso, si bien continuamos evitándolos.
  • Adoptamos en todo caso una postura defensiva.
  • Tratamos de mantener vivas las ventajas y beneficios de situaciones pasadas.
  • Hay un pensamiento de tristeza ante lo que dejaremos de tener/disfrutar en la nueva situación.

 

Miedo

  • La falta de claridad y reducidos niveles de autoconfianza provocan que nos sintamos incapaces de tener éxito ante la nueva situación.
  • Creemos que el cambio conllevaré unos niveles de exigencia a los que no podremos dar respuesta.
  • Escenarios hipotéticamente negativos son los que predominan en esta fase.

 

Regateo

  • Aparecen los primeros pasos actitudinales hacia la aceptación del cambio.
  • Hay una comprensión de la vida como una realidad de cambio sin fin.
  • Comenzamos a esperar la idea de que nuestro entrono está en evolución permanente y empezamos a sentir la necesidad de evolucionar también.
  • Aún así, todavía se ignoran o niegan muchos elementos del cambio y aún presentamos resistencias a algunos.

 

Aceptación

  • Se renuncia a comportamientos de resistencia.
  • Se admiten los cambios y los buscamos activamente.
  • Nos damos cuenta de que el bagaje cultural acumulado es un lastre más que una ventaja, ya que los cambios suponen avances y nuevas formas.
  • Es un estado de difícil aplicación, por la convivencia de maneras y formas anteriores con nuevas y diferentes necesidades.

 

Ajuste

  • Se produce un movimiento en nuestros comportamientos desde los hábitos pasados, hacia los requeridos por la nueva situación.
  • Se es consciente de la transformación y evolución que progresivamente vamos abordando, y además nos sentimos orgullosos de los pasos dados.
  • Adoptamos el cambio como un camino no predecible del todo en el que nuestro nivel de atención y predisposición es el mejor baluarte para abordarlo.

 

Compromiso

  • Nos convertimos en abanderados de los procesos de cambio.
  • Nos ocupamos de ayudar y promover que otros se alineen con nuestra posición y respuesta dada al cambio.
  • Refinamos nuestras propias estrategias personales para futuras cambios.
  • Somos conscientes de que estamos al principio de un aprendizaje que puede extenderse indefinidamente en nuestra vida.
Sobre el autor
  1. Pingback: Reddes Cooperación, no te cortes ¡a por ello! - Reddes

Hacer un comentario

*

captcha *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.