Logo Reddes

Las siguientes ideas nos ayudan a impulsar los cambios:

Establece cuál es el ámbito del cambio, indicando la naturaleza e intensidad de la transformación que afectará a los componentes de la organización (visión).

Crea una dinámica de cambio que mantenga las actitudes y comportamientos hacia el cambio, requiriendo menor intensidad en el esfuerzo de movilización.

Actúa como catalizador del cambio. Trata de que tu organización anime y gestione el cambio.

Asegúrate de que el cambio toma el camino deseado. Prevé siempre las disfunciones y desviaciones, y orienta eficazmente los esfuerzos.

Ocúpate de la realización del cambio, del paso efectivo de la situación actual a la deseada: la materialización de la visión.

Asegúrate de que participa todo el personal. Es indispensable para la materialización del cambio (principio de universalidad).

Gestiona aspectos emocionales. Aporta una respuesta, a nivel emocional, a la aparente contradicción entre la resistencia al cambio y los bloqueos mentales de los individuos, por una parte, y la necesidad de su participación activa para asegurar el éxito del cambio, por otra.

Gestiona las relaciones de influencia. El cambio provoca frecuentemente una modificación de la distribución de poder en la organización, lo que puede conducir a un cierto número de individuos a resistirse o a querer desviar el cambio en un sentido más favorable para sus intereses.

Encárgate de formar e instruir. El proceso de cambio requiere la adquisición y la integración de competencias nuevas, pero también de comportamientos y modos de pensar diferentes.

Comunica intensamente. Durante todo el proceso de cambio la comunicación debe ser extremadamente intensa en toda la organización.

Sobre el autor

Hacer un comentario

*

captcha *