Logo Reddes

¿Cómo puedes saber si estás favoreciendo o poniendo obstáculos al “desarrollo”?

Puedes comenzar planteándote las siguientes cuestiones:

• ¿Conoces bien el área que estás dirigiendo?
• ¿Conoces cuáles deben ser los niveles apropiados de desempeño de tus colaboradores?
• ¿Tienes habilidad para comunicar claramente las necesidades y requerimientos a tus colaboradores?
• ¿Consideras que tu papel es el de responsable de dirigir un equipo para obtener resultados, más que el de un “padre” o protector de tu equipo?
• ¿Te percibes como alguien capaz de conseguir resultados a través de otros más que como un contribuidor individual?
• ¿Tú te ves capaz de decir a los demás qué es lo que tienen que hacer? ¿das instrucciones precisas?
• ¿Te consideras capaz de exponer tus puntos de vista coherentemente y de dirigir a tu equipo?
• ¿Eres capaz de dar feedback negativo, aunque ello suponga enfrentarte a conflictos y tensiones en las relaciones personales?
• ¿Te parece que la formación o el entrenamiento son tan importantes como el desempeño mismo?
• ¿Promueves oportunidades de desarrollo de personas de tu equipo aunque esto confluya con otros intereses?
• ¿Delegas tareas?
• ¿Sientes satisfacción comprobar cómo tus colaboradores se acercan, llegan o incluso superan tu propio nivel de conocimiento o destreza?
• ¿Te atreves a sacar a tus colaboradores de sus actuales ocupaciones para desarrollar otras de mayor nivel, contigo o fuera de tu propio equipo?

Si algunas de tus respuestas son negativas, es decir, presentas comportamientos o actitudes bloqueadoras del Desarrollo,
te conviene poner en práctica otras actitudes y actividades que harán de ti una persona con alta competencia de Desarrollo.

• Esfuérzate por establecer un objetivo desde las capacidades de las personas de tu área, incluidas las tuyas, hacia las necesidades de dicho área, asegurándote de que todas las conocéis bien.
• No te quedes sólo/a, no lo hagas todo, consigue resultados a través del equipo.
• Distribuye y comunica correctamente las tareas, de forma precisa y coherente.
• Como Responsable, no hagas dejación de tu función desarrolladora.
• Presta y obtén Feedback permanente, siempre de forma constructiva y con el Desarrollo como objetivo, por encima de las complacencias personales.
• Permite que tus colaboradores crezcan y hagan crecer al equipo; no te mantengas o crezcas a costa de su mediocridad, sino con ellos y a través de su propio crecimiento.
• Promueve un ambiente en el que fluyan los retos, la formación, el entrenamiento y la experiencia enriquecedora.

Para saber más acerca del Desarrollo, consulta nuestras “Recetas y técnicas para el Desarrollo”

Sobre el autor

Hacer un comentario

*

captcha *