Logo Reddes

Conócete bien y consigue una mejor autoestima.

El autoconocimiento es una habilidad emocional que forma parte de lo que se conoce como Inteligencia Emocional.

El beneficio mayor del autoconocimiento es la posibilidad de aceptarse y tener una autoestima saludable, lo cual resulta fundamental para el bienestar personal, ser más eficaz e incluso procurar bienestar a los de alrededor.

Otros beneficios derivados de la habilidad de autoconocimiento y autoaceptación son:

  • “Gestionarse mejor”: Al conocer y aceptar las propias cualidades, tanto las que resultan útiles y agradables como las que suponen un freno o una dificultad en la vida nace la actitud de “autocuidado” y la persona aprende a dosificarse, evitando ponerse en situaciones difíciles de forma innecesaria.
  • “Elegir cómo y cuándo mostrarse” sin la servidumbre que supone depender de la opinión ajena. Para ello, es importante saber quiénes somos, cómo somos. Si no, el peso de la incertidumbre y el temor al juicio de los demás supone un límite para establecer relaciones de confianza con los demás.
  • “Defenderse mejor”: En la medida en que uno se conoce y se respeta, también se hace acreedor del respeto de los demás. Esto supone concederse a uno mismo el derecho a ser como uno es, a tener sus cualidades, sus defectos, sus errores… y un camino de mejora marcado por uno mismo.

Sin embargo, la experiencia nos dice que no resulta sencillo conocerse realmente a uno mismo, pues requiere hábitos y actitudes que es preciso valorar y entrenar. Plantearse una labor de autoconocimiento requiere ante todo concederse tiempo para reflexionar y también valentía para descubrir la caja de sorpresas que todos llevamos dentro.

Si hay temor a lo que se pueda descubrir, a veces uno se escabulle de la tarea sumergiéndose en mil y una tareas de forma que nos impidan disponer del tiempo necesario.

Es importante tener una actitud de autoobservación y buscar una visión objetiva de la realidad, que valore en forma equilibrada los aspectos positivos y negativos, y nos proporcione una perspectiva más ajustada de nosotros mismos.

El proceso de autoconocimiento se perjudica si nos justificamos por sistema o, por el contrario, si nos criticamos constantemente resaltando solo lo negativo.

Por ello, hay que aprender a escuchar las opiniones y las críticas de los demás, no con el ánimo de aceptarlas o rechazarlas sin más, sino para someterlas a la propia razón y a un análisis sincero de uno mismo. Es importante no perder la posibilidad de autoconocimiento que nos llega a través de la forma en que nos ven los demás.

La introspección es una herramienta fundamental para descubrirnos por dentro. Y es también un encuentro con las propias sensaciones. Una forma eficaz de conocerse es atender al lenguaje de nuestras sensaciones y emociones, que nos hablan de cómo nos afecta la vida en el día a día.

Sobre el autor

Hacer un comentario

*

captcha *